CARTA ABIERTA A: DOÑA ELISA VILLA OTERO

El día siguiente de que pronunciase usted una conferencia en Oviedo...me enteré.

Me hubiese gustado asistir, para poder preguntarle, si Gustav SChulze, se arrepintió de haber dejado escrito en sus trabajos:

..."Contempla desde un promontorio el Llano de Comeya y el modo en el que río se sume en aquella depresión, que según escribe, fue antiguamente el lecho de un lago"...

Un amistoso saludo.