EL AGUA EN ASTURIAS

 

Hace unos días en La Nueva España, informaban que en Oviedo se habían consumido, en el pasado año 2000, aproximadamente, 16.000.000 metros cúbicos de agua.

Como Asturias tiene una superficie de poco más de 10.000 kilómetros cuadrados o sea 10.000.000.000 metros cuadrados y, por otra parte, las precipitaciones de lluvia y nieve se estiman, anualmente, en 1.600 litros por metro cuadrado o, lo que es lo mismo, 1,6 metros cúbicos, por metro cuadrado, el agua caída fue de 16.000.000.000 metros cúbicos. Como aquí se comprueba, la milésima parte de ese volumen se consume en Oviedo.

Oviedo alberga (siempre aproximadamente) a la quinta parte de la población asturiana. Suponiendo que todos los asturianos tienen el mismo consumo de agua que los ovetenses, el total de nuestro consumo es de 80.000.000 metros cúbicos. Por lo tanto, Asturias es excedentaria en 15.920.000.000 metros cúbicos anuales.

 Hubo un tiempo (de ¿1910 a 1970?), en que Asturias tuvo muy presente esta realidad y aprovechando estas condiciones que la naturaleza, tan ubérrimamente, nos ofrece, se realizaron importantes obras hidráulicas.

Desde hace bastante tiempo hasta ahora - tiempo en el que por cierto, la creación de riquezas se "ralentizó" - se produjo un significativo "parón" en dicha actividad. Por poner un único ejemplo: en el reciente Plan Hidrológico Nacional - que va a gastar billones de pesetas - nuestros responsables políticos parecen aliviados de que en Asturias no se invierta ni una sola peseta... Ellos sabrán.

Para que, con su conocida suficiencia, estos personajes tiren a la papelera las siguientes propuestas, les recuerdo que desde el Río Cares se puede llenar el que hace milenios era el gran Lago de Viango - que bañaba por el Norte, por la cota 500 aproximadamente, una parte de la Sierra del Cuera -. Desde aquí hasta el Río Purón, cota 10, se puede realizar una importante central hidráulica.

La Vega de Comeya, que asimismo fue un enorme lago, puede volver a llenarse en dos o tres años. A partir de ese momento, el agua de una mini-cuenca hidrográfica: sí, pero con una altura de salto de 700 metros (Comeya, cota 900; el próximo Río Tabardín, cota 200), se puede construir una central, de aguas reguladas, para trabajar en "horas punta".

Los catalanes aprovechan, en complejos hidráulicos, bastantes de sus  lagos pirenaicos.       Concretamente, en el Lago de San Mauricio -Parque Nacional desde octubre de 1955 - han construido una central reversible.

Si nosotros (los asturianos) comunicamos por túnel y tuberías, el Lago Enol, cota 1070, con el gran Lago Comeya, cota 900 (once veces de mayor superficie que el Lago Enol). También se podrá realizar una central reversible; las cuales son muy necesarias, pues acumulan agua en el lago de arriba, bombeándola desde el lago de abajo, cuando a otras centrales, en las "horas valles", les sobra la que tienen que seguir produciendo y "turbinando" el agua, produciendo energía en las horas punta.

Oviedo, 7 de junio de 2001