DETERMINADAS CARTAS TENDRÍAN QUE LLEVAR "ESTRAMBOTE"

Por ejemplo: La que se publicó  (en el diario La Nueva España el 26/01/2012) a un ovetense. En ella, se opone a que se exploten los yacimientos de oro que una empresa, con muchos sondeos consiguió localizar, obteniendo la seguridad de conseguir 60.000 kilogramos de oro. Estando a la vez esperanzados que cuando lleguen al yacimiento trabajando ya sobre el terreno, la cubicación podrá duplicarse e incluso más.

El repetido yacimiento está a unos 200 metros por debajo del nivel del mar. Pues bien en un terreno de cota baja, próximo a la orilla, emboquillaría un túnel de 2.500 metros lineales y con un desnivel descendente del 8% por el que se extraería el mineral. Pienso que los trabajos los realizaría una máquina rozadora.

Nuestro ovetense admite, que en absoluto estropearía el paisaje, pero añade el inconveniente de tener que sacar tantos escombros (pienso que buena parte de ellos serán una mezcla de: arenón, trito y gravilla, necesarios entre otras posibles utilidades, para realizar los hormigones) también teme que cómo está debajo del mar se producirían inundaciones. Aquí le recuerdo a mi conciudadano aquel cantarín del "Presi": "La mina de la Camocha está debajo del mar", también la de Arnao y no parece que se hayan producido perjuicios serios.

Tampoco le gusta, toma ni a mí, la balsa a la que se lleva al terminar el proceso los productos tóxicos que se necesitan para separar el oro del mineral. A día de hoy, parece que se va a acabar el "desmadre" de estar sacando de España los residuos nucleares, terminando de pagar por ello 60.000 euros diarios a un país limítrofe.

El párrafo final de la carta dice así: "Sigamos haciendo cálculos... diez años trabajando y después siglos de balsa.  Es más que evidente: Oro no."

Me remito al encabezamiento de este escrito: Falta el "estrambote" le cedo con mucho gusto uno:

"Estoy en contacto con una importante empresa privada que está dispuesta a invertir en la comarca de Lagos de Silva en Salave en donde se realizaría: Esto, eso, aquello y lo de más allá con lo que no sólo se enriquecería la citada comarca, sino que también ayudaría mucho a esta Asturias nuestra en clamorosa decadencia".