REPASO GENERAL DE LOS DISTINTOS PROYECTOS DE ACESSO A BULNES

El pasado mes de diciembre de 1996, la Consejería de Fomento del Principado de Asturias, remitía al Ayuntamiento de Cabrales un proyecto de carretera para unir Tielve con Bulnes, a través de un túnel que perforaría Peña Maín. La noticia, publicada en la prensa regional, ha vuelto a suscitar el debate sobre la conveniencia o no de realizar esta obra.

Mientras para unos es una deuda histórica que debe abordarse cuanto antes; para otros se trata de un atentado ecológico sobre un espacio que ha sido declarado Parque Nacional, precisamente para protegerlo de este tipo de actuaciones. Nuestro compañero Mariano Zubizarreta hace una visión histórica de los distintos proyectos que se han presentado, para, a continuación, comentar la "opción túnel" y su propuesta general.

I. LA NECESIDAD DE COMUNICACIONES

Fue, posiblemente, al iniciarse la segunda mitad de este siglo cuando, los habitantes de centenares de pueblos de nuestro Estado (a los que únicamente se podía llegar andando o, en todo caso, en caballerías), empezaron a tener conciencia de lo injusto de su aisalamiento, sintiendo la perentoria necesidad de salir de él. A partir de entonces dichas localidades iniciaron la marcha, en el singular caso que nos ocupa la "larga marcha", con la decidida intención de conseguir comunicarse por carretera con lo que se ha dado en llamar "civilización". Se apoyaba cada una de ellas en sus fuerzas (léase, en su influencia con los políticos).

Bulnes (que da nombre al pico más espectacular, al "obelisco" más extraordinario de España) un pueblo muy famoso, si bien mínimamente visitado, salía, ciertamente con ventaja.

II. "COMPUESTOS Y SIN FRONTERA"

¿Qué ocurrió para que todas las demás entidades de población consiguieran su objetivo y ya pueden llegar a sus casa sobre vehículos de cuatro ruedas y, por contra, en Bulnes siguen "compuestos y sin carretera"?

Entiendo que hubo dos causas principales:

1ª. Las dificultadesorográficas. Éstas,  ¡qué queréis que os diga!, sirvieron de ocasión a una larga y esperpéntica lista de proyectos que, sospecho, fueron realizados por unos técnicos más preocupados en cumplir lo que les dictaba el gobernante de turno que en dar, como de ellos se espera, la mejor solución al problema que tenían entre manos.

2ª. Es más compleja. Hay ciertos posicionamientos en un ecologismo duro y deshumanizado. No voy a adentrarme en sus confusos "vericuetos", de todas formas, en las hemerotecas se pueden encontrar decenas de testimonio de personas que, sin rubor, exponen sus escrúpulos, su oposición a esta carretera. Para su tranquilidad, creo que son los culpables del retraso.

Aquellos a quienes entregamos las responsabilidades, una vez conseguido el "puesto", va exclusivamente a su antojo y pasan de opiniones y consejos.

 

III. LA PROPUESTA DE 1974

Vemos que en esta fecha ( y no fue la primera vez) prometen , con cierta solemnidad, realizar la carretera a Bulnes ¿En qué quedaron aquellas intenciones?. Eran tiempos en los que se manejaban pocos dineros. También pudo ocurrir que a un ingeniero de ICONA que había dicho: "Me horroriza pensar que el asfalto pueda llegar a Bulnes", y que fue nombrado presidente de la Diputación de Oviedo (Jaime Vigón), le correspondiese tomar la decisión...

 

 

IV. LOS TELEFÉRICOS

Ahora, ¡qué coincidencia!, hay que escribir de teleféricos.

Normalmente la Consejería de Industria llevaba y lleva nuevamente, la responsabilidad sobre Turismo. Hace más de una década, en un mini-cambio del Gobierno asturiano, el entrante Consejero de Obras Públicas, reclamó también las responsabilidades de Turismo (Turismo "pertenece" a Industria. En aquel cambio, fue designado Julio Gavito (primo mío).Pocas fechas después se celebraba en Llanes un Congreso para impulsar esta actividad. Acudía y, en compañía de León Fervienza y de Juan José "Partarrios", entregamos al Director Turismo el "Proyecto de Teleférico Los Collados-Amuesa": lo recibió encantado. También tuvimos ocasión de saludar al señor Consejero del ramo, Pedro Piñera.

Dos semanas después fui a ver al citado Director, Tomás Flórez, a su despacho en la calle Gil de Gaz. Le encontré distante, ante mi insistencia me dijo (más o menos): "Tu Proyecto, es el de un montañero y está bien. El Consejero ha decidido llamar al Presidente de los montañeros que, lógicamente, podrá presentarnos un proyecto mucho mejor". Me despidió con el "Good bye" que ponía la pancarta de la parte trasera del último coche de la carava en la película "Bienvenido Mister Marshall".

No criticó al Presidente de la F.A.M. Andaba éste ajeno sino opuesto a los teleféricos, tenía en cambio un ambicioso "Plan de refugios", sobre todo en "Picos" y le estaban haciendo tan poco caso como a mí. Le llama el Consejero a su despacho, le promete- y cumplió -apoyo para sus proyectos de refugios y...somos humanos. Un inciso: lo que se hizo en la Vega de Urriellu, por quien tan estrechos son para otras cosas. Tiene nombre. Todos ellos soeces.

En pocas fechas el Presidente de la F.A.M. presentó al Consejero:

- El teleférico del Valle de Angón al Mirador de Ordiales.

- Uno, novedoso, del Puente de la Jaya (me imagino que con 6 u 8 columnas de apoyo) por la Canal del Tejo, hasta Bulnes Castillo.

- Otro, continuación del anterior, desde Bulnes Castillo bajaba a Bulnes Villa y trepaba, a "columnazo sucio", hasta Pandébano.

- Finalmente un Teleférico al Axeite.

 -¡Vamos, que se pasó un pelín!

El consejero se entusiasmó y se centró en los de, Puente de la Jaya-Bulnes y Bulnes -Pandébano. Por su cuenta y riesgo (lo estratégico que resulta Amuesa,  descrito en el Proyecto que les entregué en LLanes, no había caído en "saco roto") decidió que desde Bulnes Castillo saliese otra bifurcación que, después de apoyarse en el Pico Ventisquero, llegaría a Amuesa.

Seguro que le pareció una picardía, un "broche" genial.Por el módico precio de 19 millones de pesetas, le concretaron un Proyecto de todos ellos. ¡El Teleférico estaba servido!

 

V. ¡QUEREMOS UNA CARRETERA!

¡Se armó la "tremolina". Cabrales forma una "piña" con Bulnes y sus emigrantes, que se hacen leer: "¡Déjese de tonterías Sr. Consejero, nos prometieron una carretera y exclusivamente una carretera queremos!".

Así que el Consejero encarga un proyecto y poco tiempo después se da este a conocer. Ubican la Carretera en la Canal del Tejo. Los cabraliegos no ponen reparos a este trazado, pero el 23-3.85 aparece una importante noticia: "El Proyecto de Carretera a Bulnes es desechado por sus repercusiones ecológicas". Este rechazo viene de la Agencia de Medio Ambiente. La información añade:" En relación a este asunto Mariano Zubizarreta publicó el pasado jueves un extenso artículo diciendo que la característica principal del proyecto es la construcción de un viaducto de arranque con pilastras de 30 y 35 metros de altura, formando parte de un trayecto realmente sinuoso con unos desniveles del 18%.Zubizarreta se pregunta cómo se podía conseguir la construcción de seis metros de "caja" de carretera en una vertiente (la de Peña Maín) con paredes tan verticales. Responde que: con voladuras tremendas (dan la cifra de 131.772 m3) y este es un argumento que también ha tenido mucho peso en el informe NEGATIVO de la Agencia Regional de Medio Ambiente."

En aquél artículo añadía yo: "La longitud de la Canal del Tejo es de unos 1.600 metros. Así que por cada metro lineal caerán al profundo cauce del río Bulnes más de 80 m3 de rocas, y como el citado caudal no tendrá ni 6 metros de ancho, resulta que los escombros alcanzarían una altura media de 13m.

Componía luego una hipótesis de física-ficción: "El agua normal del río encontrara salida entre los huecos que dejan las rocas, pero un día de mucha lluvia, el agua no encontrará espacios para salir, se irá represando e un cauce muy estrecho que tiene más del 25% de desnivel; la lámina de agua puede llegar a adquirir una presión de diez, quizás quince atmósferas y: ¡reventará todo!".

Como se dijo anteriormente los cabraliegos, que necesitan perentoriamente la carretera a Bulnes, aceptaba aquélla. Admito que a pesar de parecerme tan brutal, me hubiera callado. Me manifesté porque estoy convencido que tenía y tengo una solución mejor.

VI. LA PROPUESTA DE ZUBIZARRETA

Hacía aproximadamente una año  (cuando comprendí que mientras no tuvieran carretera los de Bulnes se desentendían de la construcción de un teleférico) había escrito un trabajo proponiendo que la carretera de Bulnes arrancase de la que sube a Tielves y a Sotres a la altura de los Invernales de Ballota, en la cota 380, teniendo allí ganados 160 metros de nivel. La bifurcación se dirigiría al Oeste, con un desnivel ascendente uniforme al 6%; al llegar, después de ganar 110 m. de altura, a la arista que separa las vertientes norte y oeste de Peña Maín, se atravesaría ésta con un túnel de unos 300 metros, entrando en la cota 510, en la Canal del Tejo.

Con el mismo desnivel se irían "calando" los pliegues de la ladera de Peña Maín con siete o quizá ocho túneles; entre cada dos de ellos irá un tramo de unos diez metros a la intemperie, que dará iluminación y permitirá renovarse el aire finalmente el último túnel de 250 metros de longitud atravesará la arista que conforman las vertientes Oeste y Sur de Peña Maín, llegando al Valle de Bulnes en la cota 610.

Desde allí, los 650 metros que faltan hasta Bulnes Villa, serán "coser y cantar". Los escombros que producen las voladuras se recogerán en un 98%, aproximadamente, se retirarán y llevarán más allá de Arenas. Estos materiales son utilizables en construcciones de todo tipo. Muchas decenas de miles de toneladas de piedra , como ésta, se llevaron desde Panes para el Puerto de Llanes.¡Qué pena no haber sabido coordinar las dos, tan deseadas construcciones!

De esta forma se trabajó en la construcción del Canal Caín-Camarmeña (ya sabéis quien fue el topógrafo en aquella épica obra) y, sobre todo en el Canal de Poncebos -Val de la Barca, del que, a pesar de pasar  tantísima gente a su lado, son muy pocos los que se dan cuenta de su existencia, ya que está integrado en el paisaje. Tiene 5.400 metros de longitud y 19 túneles, que suman, 1.700 metros, perforados.

Un par de meses después de proponer el trazado anteriormente descrito, fui a la zona con Alfonso Meana Alonso, que, primero, (sin yo, saberlo) estuvo haciendo de "abogado del diablo" y me "frió a preguntas" y en todas veía inconvenientes. Ya en Oviedo comprobando lo que había visto en los planos, aceptó colaborar conmigo. Este Ingeniero Técnico de Minas dedicó toda su vida profesional a perforar túneles en una empresa asturiana dedicada a las obras subterráneas.

Sobre un mapa a escala 1/10.00 que obtuve en Ordenación del Territorio, aumentado después en máquinas, realizamos el trazado que debe seguir la carretera; Meana por su parte concretó la forma de trabajo, personal y maquinaria necesarios para conseguir, en tres turnos, un avance de ocho metros diarios. También daba el precio por metro de avance ciento sesenta mil pesetas.

Todo ello fue entregado en los centros "neurálgicos" adecuados. También a personas con responsabilidades que estaban en la oposición y ahora ocupan  importantes cargos en el Gobierno Regional y Nacional. Ni aquéllos ni éstos, acusaron recibo.

Os recuerdo compañeros del Grupo "San Bernardo" de Turón y, os lo agradezco, que esta solución la hicisteis vuestra al contestar a una encuesta del Diario El Comercio de Gijón. También hay un escrito de 271 firmas (mis compañeros de trabajo). Y el mítico "himayalista" Kurt Diemberger, en una conferencia que dio en Oviedo sobre sus "conquistas", propuso ese mismo trazado. Al final del acto nos dimos un abrazo.

Repito, somos humanos y algunos técnicos, aunque les salen monstruos de varias cabezas, siguen exigiendo ser ellos los que coloquen la "semillita".

 

VII. EL PROYECTO DEL AYUNTAMIENTO DE CABRALES

Aunque cronológicamente no corresponda, vamos a reseñar el Proyecto que presentó el Ayuntamiento de Cabrales. Va, también, en la Canal del Tejo; tiene cinco puentes como nota distintiva. Con ellos cambiando la vertiente de Peña Maín a la de Amuesa, una y otra vez, van realizando un zig-zag a lo ancho, para conseguir más desarrollo y así bajar el porcentaje de desnivel. Hablan de 42.116 m3 de voladuras y, evidentemente, la considerable disminución del escombro (2/3)   hace que sea una propuesta menos mala. A este Proyecto no se le prestó la más mínima atención. Tiene una cosa en común con la primera carretera que propuso la Consejería: cualquiera de los dos que se realizase, a la Hoz del Tejo no iba a reconocerla ¡ni la madre que la parió!

 

VIII. EL PROYECTO DE LA CONSEJERÍA: TIELVE-BULNES, CON UN TÚNEL

Como  réplica al Proyecto de diez o doce túneles, todos ellos inferiores a 300 metros de longitud, la Consejería presenta un nuevo Proyecto, que consiste, en la práctica, de un único túnel de 3.000 metros de longitud y un 8,5% de desnivel va, según dicen, "desde Tielve hasta Bulnes". Tielve  que está, como sabéis, en el Macizo Oriental y a mayor altura, nada que ver en esta "fiesta". Arranca en las proximidades de Los Invernales de Ballota, que es el nombre que en aquella zona ponen todos los mapas, pero, lo que son las cosas, los Invernales de Ballota son "tabú", no se deben nombrar.

Al cabo de poco tiempo fueron ellos mismos los que alegando, con toda razón esta vez, que " su gran longitud obligará a unas instalaciones permanentes para la ventilación forzada y para la iluminación", la rechazaron.

Puede añadirse que atravesar las "entrañas" de Peña Maín con más de 800 metros de "montera" y 700 metros al exterior, lateralmente, con todo y encontrarnos en una montaña caliza, ideal para perforar túneles, puede deparar sorpresas desagradables. Pasó pues, este Proyecto, a formar parte del "esperpento".

 

 IX. PARA EL CONSEJERO LA ÚNICA SOUCIÓN ES EL TELEFÉRICO

En julio de 1985, el señor Consejero, ni corto ni perezoso, sube a Bulnes llevando su Proyecto de carretera por la Canal del Tejo- que estaba rechazado por la Agencia Regional de Medio Ambiente- y con el Proyecto del Triteleférico. Quiere convencer a los vecinos de que la única solución posible es el teleférico. Cuentan las crónicas que el rechazo fue, tan en toda regla, que el Consejero se desmoronó. Los testimonios gráficos, inmisericordes, dan fe de ello.

 

X. PISTA A PANDÉBANO

Recoge la "antorcha" el propio Presidente del Principado, harto de los cabraliegos (que le han descorazonado a un, por lo demás buen Consejero) y, supongo, de los técnicos. Toma una decisión: la carretera a Bulnes se construirá por el Collado de Pandébano y...dicho, hecho y ejecutado, aunque sólo ¡hasta la mitad!

 La primavera-verano anterior a esta decisión, se había divulgado un colorido cartel con el slogan "ASTURIAS PARAISO NATURTAL".

 Se trataba de una fotografía, tomada desde el aire. Se ´ve, en primer plano, las caras oeste y Sur del Naranjo de Bulnes; al fondo, hacia la derecha, se aprecia el inmaculado verdor del Collado de Pandébano. En nuevas campañas publicitarias habrá que cambiar la "estampa". al citado collado ya llega la carretera. Queda un litigio que resolver: si los ciento diez millones de pesetas que costaron los 5,5 km. de carretera los utilizan exclusivamente la media docena de pastores que cuidan sus rebaños en la vertiente Este de Pandébano (en el collado ya no quedan pastores y la pastora que subsiste en la Majada de la Terenosa, es de Bulnes, y no la utiliza) o si, también, cualquier contribuyente, podrá hacer uso de tan costosa obra pública. Entretanto resuelven el dilema, son muchos los días en que, los vehículos de motor de explosión y contaminación se encuentran aparcados, por muchas decenas, en aquel, hasta hace bien poco, trozo de un PARAÍSO NATURAL.

El tramo final de la carretera Pandébano-Bulnes de 565 metros de desnivel es, también , rechazado por los vecinos de Bulnes que estiman que es una "vendetta" el que pudiendo salir de su pueblo recorriendo únicamente 4 km quieran obligarles a recorrer 24 km.

Pienso que no es la distancia lo peor. Conozco a centenares de personas (yo mismo tuve que hacerlo durante 15 años) que tienen que recorrer diariamente una distancia parecida en coche. Lo diferencial, lo tremendo, es que un vecino de Bulnes al recorrer ida y vuelta los 48 km., tiene que ascender ¡1.800 metros! y por supuesto bajar otros ¡1.800!

 XI. LA OPCIÓN TÚNEL

Arranca en los Invernales de Ballota con una subida, por la ladera Norte de Peña Maín de 1.450 metros de longitud, en las que se ganan 200 metros de nivel: ello da un porcentaje del 14% con rampas del 18%. El túnel tiene 1km. menos que el que se acaba de "diseccionar"; con todo y con ello, será el segundo, de carretera, más largo de Asturias. Aunque mermados, los inconvenientes reseñados, estarán todos presentes. Como está visto que no dan para más, a no ser que se produzca un milagro: ¡la harán!¡la harán!

 XII. EPÍLOGO

 En las secuencias finales de la película "Milagro en  Milán", su protagonista Totó que no encaja en el mundo capitalista, se marcha desde la Piazza del Duomo de Milán, montado en una escoba y, dicen los que conocen bien la Piazza y las simpatías políticas del directo de la película Vittorio de Sica, que en cuanto se orientó, se dirigió al Este...Pues eso que desde Los Invernales de Ballota- hasta donde ya llegamos juntos- dirijan la carretera en dirección opuesta, es decir: hacia el Oeste...luego la misma irá señalando cómo hay que seguir (así actuaron el topógrafo del Canal a Camarmeña y el cabraliego abuelo Campillo, que construyó la inigualable "Senda del Cares").

 Realmente no sería necesario un milagro, para decidir que la carretera a Bulnes sea una línea poligonal, en el que los lados serán túneles y los vértices, ventanas para iluminarlos y ventilarlos. Bastaría dejarse llevar por el sentido común.