ZUBIZARRETA RODRIGO, Mariano

Nace en Burgos el 4 de octubre de 1896. Falleció en Oviedo, el 29 de agosto de 1979.

 Su padre, Valentín Zubizarreta, era hijo de los "guardeses" de un caserío que una adinerada familia de Bilbao tenía en Marquina (Vizcaya).

 Al cumplir 14 años, Valentín entró a trabajar de pinche en la empresa de su cuñado; allí fue "avanzando" en el conocimiento de las cosas importantes y en los pormenores que son necesarios para llevar adelante una empresa constructora.

 Realizó, en tren, algún viaje a Burgos, para comprar ladrillos y tejas; en estos viajes conoció a Ángela Rodrigo, hija del dueño de la tejera y con ella se casó.

 En 1893, Ángela dio a luz a su primer hijo, Valentín le llamaron; en 1896, nació Mariano. Por estas fechas los Olano (así se apellidaba su cuñado) consiguen contratar la construcción de un convento para las Monjas Siervas en Santander, deciden que Valentín ya está preparado y, bajo su tutela, consiguen que forme una nueva empresa constructora, para realizar la referida obra y que luego se independice.

La familia se trasladó a vivir a Santander. En 1900 tienen un nuevo hijo, Ángel le llamaron; en 1903 nació Carmen; en 1906 "vino al mundo" Luis, que falleció a los pocos meses, en 1909 nace otro niño al que volvieron a llamar Luis y en 1912 "llegó" Ricardo.

Viven todos en Santander, ciudad en donde Valentín construye diversos edificios. Valentín hijo, estudió Medicina en Valladolid y, poco tiempo después de terminar la carrera, ingresó en un convento.

Mariano, estudió en la Escuela de Maestría Industrial y en ella se tituló; era buen deportista, practicaba la natación (con dos amigos cruzaba la bahía, llegando a la playa de Pedreña) ; también se dedicaba con afán a practicar un nuevo deporte que llevaba tiempo jugándose en Inglaterra: el fútbol, destacando de forma notable del resto de sus compañeros.

En 1913 un grupo de empresarios (Valentín padre entre ellos) deciden apoyar la formación del equipo de fútbol: Racing de Santander. En el acta de constitución figura Mariano que, además de directivo (en representación de su padre), es nombrado capitán del equipo. Tenía 16 años.

Termina sus estudios y -posiblemente su tío político- le  prepara una entrevista con don Manuel Ocharan, Director-Gerente de la Sociedad Electra de Viesgo. Esta empresa a principios de 1917, había empezado las obras del Canal del Cares, entre Caín y Camarmeña, pero, las enormes dificultades que la famosa Garganta de los Picos de Europa ofrecía, no permitía al excelente topógrafo que tenían, ya mayor, avanzar.

Mariano asiste cohibido a la entrevista ya que sus conocimientos de topografía eran rudimentarios; para su sorpresa el señor Ocharan sólo le preguntaba por sus aficiones y logros deportivos;  satisfecho con las respuestas le da el trabajo. Más tarde supo que cuando el Director de las Obras, don José Antonio Aguilar, Ingeniero de Caminos, ponía reparos por la bisoñez de Mariano, don Manuel adujo: "topógrafos hay bastante, pero que puedan y quieran desterrarse más de cuatro años aquí, lo dudo; don Primo Aranvillet (así se llamaba el topógrafo) le enseñará. Mariano fue buen estudiante y es muy despierto, y, cuando don Primo estime que está listo, seguro que podremos salir del atolladero en que estamos metidos".

Así sucedió. Dos o tres semanas después don Primo avaló a Mariano asegurando que ya estaba preparado para ir marcando los niveles del Canal y para buscar los lugares apropiados donde "aflorarían" los numerosos túneles que faltaban por determinar.

En los remotos e inaccesibles Picos de Europa, Mariano trabajó casi cinco difíciles pero apasionados años, como topógrafo y empleado de la Viesgo.

Resultó, por otra parte, que su padre Valentín fue contratado para construir la Central Hidráulica, de la misma obra, que está en Poncebos; el puente: la base de apoyo de las tuberías de presión que bajarían el agua desde el extremo final del Canal del Cares (cota 430) hasta las turbinas de la Central (cota 205). Con él trabajó su tercer hijo Ángel.

Así las cosas, la familia de Ángela  y Valentín, para poder estar más cerca de sus "trabajadores", en 1919 se trasladarán a vivir en Llanes; alquilaron uno de los cuatro chalets que la Marquesa de Argüelles tenía en San Antón, el más próximo a la playa de Puerto Chico. Su hija Carmen tuvo muchas amigas en Llanes y todavía algunas hablan de ella con cariño. Luis y Ricardo estudiaron en el Colegio de los Agustinos; su edificio es ahora el Hotel Don Paco.

En 1922, una vez rematadas las obras del Canal del Cares, Mariano deja la Viesgo y se incorpora a la constructora familiar que pasó a llamarse: Valentín Zubizarreta e hijos.

 En Llanes dejan "huellas" de su trabajo, construyendo la bonita casa de "Los Barquitos", donde ahora hay un hotel; el salón Moderno; el edificio donde estaba la Confitería Auseva; la casa de Ercoa (anteriormente Bedón), a la salida de la Estación del tren; posteriormente el chalet que está enfrente de la playa del Sablón. También construyeron "casas de indiano" en Molleda y Bustio.

 Mariano se hizo novio de la llanisca Carmen Gavito, hija de Ángel Gavito. Se casaron el día de la Virgen del Carmen, en 1925, en la Iglesia Parroquial de Llanes. De este matrimonio nacieron sus tres hijos: Ángel Mary, Mariano y Mary Carmen, llaniscos que hacen honor a sus orígenes.

 Los hijos primogénitos de Mariano y Ángel, se han jubilado y viven en  la Carúa y en la Villa, respectivamente; los demás hijos veranean y piensan en Llanes un día  sí y otro también.

Poco después de este matrimonio, buscando nuevos trabajos, los Zubizarreta se instalaron en Oviedo donde realizaron importantes obras y construcciones de edificios, entre ellos el de la Caja de Ahorros de Asturias de la Plaza de la Escandalera y el Orfanato Minero en la calle Ernesto Vinter, el Teatro Filarmónica.

Entre 1940 y 1946, con otras empresas, la Central Térmica de Langreo; otras obras en La Felguera, Avilés, La Maruca, Salinas, Ribadesella, Grandas de Salime; importantes obras para las empresas mineras de Olloniego y de Cangas de Narcea, etc. Fueron unos constructores comprometidos con sus trabajos (por sus obras los conoceréis) que para nada  tenían el enriquecerse como objetivo de sus vidas.

Mariano trajo, prácticamente, todos los veranos a su familia a Llanes; únicamente el verano de 1941 faltó a la cita y veraneó en Poo, Carmen, su esposa, había fallecido en mayo y no tuvo ánimos para convivir, en la Villa, con su ausencia.

 

                   Publicado en el libro "Llaniscos de la A a la Z".

                   El Oriente de Asturias, Llanes.