EL GOBIERNO CABRALIEGO CREE QUE EL CARES PERDERÁ PRESTIGIO SI SE AMPLÍA A POSADA DE VALDEÓN.

Con división de opiniones. Así han recibido políticos y hosteleros de Cabrales el anuncio de que León ampliará en nueve kilómetros la Ruta del Cares que hoy en día une Poncebos y Caín, para de este modo llegar hasta Posada de Valdeón. Foro y PP, partidos que gobiernan en coalición en Cabrales, rechazan una ampliación que el PSOE ve bien, al igual que los empresarios.

"Quieren hacer una senda nueva, no ampliar la Ruta del Cares. La Ruta del Cares es lo que es y une Poncebos y Caín". Así de tajante se muestra el alcalde de Cabrales, Carlos Puente (Foro). "Lo que pretenden  hacer es un camino que va a lado de la carretera. La Ruta del Cares es una zona virgen sin tránsito de vehículos y es precisamente eso lo que gusta a la gente", asegura. Puente cree que la ampliación de la ruta no supondrá un aumento de visitantes. "Mucha gente hace menos de lo que es la ruta en sí (unos 11 kilómetros entre Poncebos y Caín), como  para plantearse ahora hacer más. Lo que quieren es como si nosotros hacemos un camino paralelo a la carretera entre Arenas de Cabrales y Poncebos", indicó.

 El primer teniente de alcalde, Paco González (PP), es de la misma opinión: " La Ruta del Cares es una vía natural y no tiene absolutamente nada que ver con un camino que discurre junto a una carretera". Los nueve kilómetros de ampliación en la vertiente leonesa supondrían, en opinión de González, "desprestigiar la ruta, que es un camino natural". Y cree que esto puede perjudicar los intereses económicos de Cabrales, ya que, razona, " Puede haber gente que empiece la ruta en Posada de Valdeón y al llegar a Caín dé la media vuelta", advierte.

El secretario general del PSOE en Cabrales, José Sánchez, ve con buenos ojos el proyecto leonés porque cree que no afectará a Cabrales. Considera que la ampliación debe ir unida a la mejora de las comunicaciones mediante la colaboración público- privada, con el objeto de dar facilidades a los turistas que quieran hacer el recorrido completo y luego volver al lugar de donde partieron. También plantea rescatar lugares históricos para los asturianos, como la ermita de Corona, en Valdeón, donde la leyenda dice que Pelayo fue coronado.

La presidenta de la Asociación Cabraliega de Turismo (Ascatur), Blanca Lobeto, asegura que "todo lo que sea sumar, mientras se cuide lo existente, me parece perfecto. Además, no deja de ser algo que  no nos compete". A su juicio, "la mayoría de la gente seguirá haciendo el recorrido entre Poncebos y Caín. Hacer ida y vuelta, una vez se ampliase, supondría 42 kilómetros".

       "LA NUEVA ESPAÑA" 29-01-2014

 

  

PROPUESTA PARA LA SENDA DEL CARES

Si se amplía hasta Camarmeña la Senda del Cares, es seguro que aumentará enormemente el número de visitantes.

Situémonos en la Senda del Cares: venimos andando desde Caín, hemos llegado a su punto más alto - Los Collados", emprendemos desde la cota 510 la bajada, sin túneles, siempre a la intemperie; se llega a la cota 255 a un tramo de carretera "interructa" (sabia decisión la  de no continuar) enfrente del Puente de la Jaya. Dicho tramo tiene unos 1.500 metros lineales y un desnivel del 17% resulta por lo tanto una bajada muy dura (¿y qué me decís de la subida?). Pues bien, si en el "punto" en que la senda cruza la curva de nivel 500, derivamos un nuevo tramo hacia la izquierda de ella, de unos 1.7000 metros lineales, que nos lleva a determinado lugar, ya en Camarmeña, en la cota 450 y que tendrá por consiguiente, un desnivel del 3 %. Para realizar este nuevo tramo seguiremos el ejemplo del mítico Manuel Campillo, cabraliego de pro, que desde 1943 a 1948 dirigió a pie de obra los trabajos de la "senda", que fueron, si no geniales, algo que se le aproxima mucho. Irá siempre por encima del canal del Cares que también termina en Camarmeña, con túneles alternando con tramos al aire libre.

Llegados a Camarmeña: ¡ah!, las vistas de la Canal del Tejo y al fondo, en lo alto, el Naranjo de Bulnes o el Urriellu - que lo mismo da, que da lo mismo- son variadas y siempre impresionantes.

Allí en Camarmeña, el Ministerio de Información y Turismo, la Diputación, otros organismos; grupos de montaña de Oviedo, Gijón, Avilés, Mieres y de otras poblaciones asturianas; grupos de montaña de Madrid, de Burgos, de San Sebastián, de Santander, de Valencia, de Sevilla, un centenar muy largo de personas interesadas contribuimos para que se pudiera realizar el homenaje al Naranjo del Grupo G.V.M.A. en la primavera de 1976.

Que es un lugar incomparable...

Luego, por la carretera en zig-zag de diez cerrradas curvas, bajamos a Poncebos ¿o subimos de Poncebos?

A  no ser que...