Reproduzco aquí, el artículo publicado en el Diario Montañés el 5 de febrero de 2017 por Raúl Gómez Samperio en su sección " Mi saque de esquina"

EL PRIMER GOLEADOR DEL RACING

Aunque el Cid no conocía el que sería juego popular por excelencia siglos después, Burgos, además del partido de hoy, también evoca fútbol para el Racing. Con una tradición futbolística menor, la capital castellana acogió al equipo santanderino para jugar un partido por primera vez en 1939, recién terminada la guerra, cuando disputó con la Gimnástica Burgalesa un trofeo donado por el ayuntamiento de la ciudad, que por cierto se llevaron los montañeses. Los racinguistas incluso compartieron con los burgaleses tres temporadas en Primera División, en la etapa comprendida entre 1976 y 1979. Pero la evocación más lejana e ignorada, acaso sea el hecho de que el primer goleador del Racing era paisano de Rodrigo Díaz de Vivar.

Mariano Zubizarreta Rodrigo, el primer delantero centro que se alineó con el Racing, nació en Burgos el 5 de octubre de 1896. Su padre, Valentín, era natural de Marquina (Vizcaya) y se dedicaba a la construcción de obras, mientras que su madre, Ángela, originaria de  Burgos, se encargaría de educar a sus seis hijos. Desde Bilbao, la familia se trasladaría a Santander antes de la llegada del siglo XX debido a que Valentín consiguió un contrato para construir el convento de las Siervas. Así que Mariano se criaría en la capital cántabra, donde se aficionó a los deportes, sobre todo la natación (eran famosas sus brazadas por la bahía santanderina) y al fútbol, jugando en los Arenales de Maliaño, en el equipo de La Escolar, varios de cuyos jugadores fundarían el Racing para participar en el Torneo de Inaguración de los Campos de Sport.

Zubizarreta, que era el capitán del equipo, tendría el honor de marcar el primer gol del Racing sin que se conozcan muchas circunstancias del mismo, anotado el 23 de febrero de 2013. Sólo sabemos que Zubizarreta (jugador que "driblaba con fino estilo", según señala Fermín Sánchez en su "Archivo Deportivo" realizó uno de sus elegantes dribles culminándolo con un tiro cruzado que batiría al portero del Strong. También jugaría en 1915 los primeros partidos oficiales del Racing en el campeonato de la Federación Regional Norte, con Rasero, Ruiz, Goyena, Lavín, Sierra, Torcida, Losada, Rebanal, Zubieta y Mateo Pérez. Su calidad se evidenció cuando fue pretendido en 1916 por el Aritz Sport de Bilbao, pero prefirió quedarse en Santander para continuar estudiando en la Escuela de Industrias hasta 1917, cuando terminó la carrera. Enseguida entró en la Sociedad Electra de Viesgo, y después de los trabajos que como topógrafo le llevaron a Cabrales (Picos de Europa) volvería a formar parte del equipo racinguista en la temporada 1922-23, en la primera edición del Campeonato regional de Cantabria, teniendo como compañeros a Landa, Naveda, Fenández, Montoya, Zubieta, Barbosa, Chaves, Óscar, Julio Gacitaga y Finina. También sería jugador de la Sociedad Deportiva Deusto y acabaría su vida deportiva como futbolista del C.D. Llanes, localidad donde se instalaría con uno de sus hermanos, Ángel, guardameta y unos de los primeros jugadores del Real Oviedo. Además de Ángel, también jugaría con él en La Escolar su hermano mayor Valentín, que como él nació en Burgos y formaría parte de los socios fundadores del Racing, aunque no tuvo continuidad en el club debido a que en 1913 marchó a Valladolid para estudiar Medicina. Este socio fundador del Racing abandonó la profesión para ingresar en un convento dominico y moriría el 25 de mayo de 1920 (Val de San Vicente) con sólo 27 años, por culpa de una tuberculosis. Mariano tuvo una vida más prolongada, ya que falleció en Oviedo el 29 de agosto de 1979.

Dentro de sus actividades en Electra de Viesgo, Mariano Zubizarreta Rodrigo sería un elemento básico como topógrafo en la construcción del Canal Caín- Camarmeña, en los Picos de Europa, que se llevó acabo entre 1917 y 1921, con una longitud de 9.500 metros, de los que 6.000 tienen forma de túnel y con los que la compañía, en aquellos tiempos, obtuvo una importante producción eléctrica. También intervino en la construcción de la Senda años después de 1944 y 1950. Su hijo, Mariano Zubizarreta Gavito, escribió en el 2000 un libro titulado "Obra de Titanes", dejando constancia de la aventura que supuso realizar aquellas infraestructuras con los medios existentes de entonces y que además nos ha servido para conocer un poco más la vida de este goleador, fundador del Racing y paisano de Rodrigo Díaz de Vivar, que hoy nos invita a evocar fútbol viajando a Burgos.