Vocal A.D. CIRINGANILLOS

Y cerraste el Manix Ernesto, llego tu día, tu momento, por fin te has ganado tu descanso y vivir el día a día tranquilo, disfrutando minuto a minuto tu jubilación.

Nos quedamos sin uno de esos pocos lugares del barrio donde esconderse, donde desconectar en un ambiente diferente, muy cercano, con buena gente, muy de barrio.

A mi particularmente, desde que me fui del barrio, cuando bajaba me encantaba esos primeros botellines, si el tiempo lo permitia, en la acera, o sentado en el bordillo, o en alguna de las sillas que tenías fuera. Era fundamental para mi empezar la rondita por el barrio allí, si no estabas la ronda no sería lo mismo, no empezaría igual sin mi platito de jamón, esos mejillones, el queso, berenjenas y demás, también cayo algún bocadillo. Cada vez que iba al barrio al veterinario era visita obligada pasar a tomar una cervecita.

Después de algún partido de San Antonio o del Cirin cayeron también unas cuantas cervecitas, por cierto, hablando de San Antonio, también era mi primera visita a las mañanas siguientes de la fiesta para digamos reestablecerme y continuar, algunas veces coincidía con Joserra, Dani o Salva que venían a por víveres y la cosa se alargaba, no es una queja que conste.

Allí, junto aquel cuadro antiguo del Cirin se juntaban viejas glorias y seguidores del equipo del barrio, allí se comentaba lo peor y lo mejor del equipo, los recuerdos de los partidos de antaño, proezas de veteranos y no tan veteranos, que gran lugar joder.

Juno a la sempiterna porra, vi algún partido de España, pase ratos estupendos de chistes malos, anécdotas del barrio, compartiendo borracheras con algunos que las bordaban, me reencontré con personas que hacía años que no veía o eran amigos de mi hermano, o de conocidos, que clientela más peculiar tenías Ernesto.

Mi última cerveza contigo antes de que cerraras fue una tarde noche de diciembre, allí nos juntamos Conchi, mi mujer, mi amigo Alberto, Joserra que siempre ha afirmado y afirmara que tiras las mejores cañas de Madrid y Luciano, Luciano si, torbellino incombustible al que no conocías hasta ese día y que te dio lastima no haber tenido esa suerte. Fueron grandes momentos, no paramos de reír, de tomar botellines, Joserra cañas, de contar aventuras y disfrutar de esas ultimas horas contigo en tu bar.

Quiero darte las gracias por todo, por haberme recibido siempre estupendamente, por hacerme sentir que no era un cliente más, por haberme permitido compartir grandes momentos con grandes personas en un rincón tan pequeño, pero para mí tan inmenso.

Espero que todo te vaya estupendamente, ya nos veremos por el barrio, esta vez en el mismo lado de la barra tomándonos una rondita. Mucha suerte en todo Ernesto.

Un abrazo enorme.

DIEGO CONDE

 

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...
Ver todos los comentarios

Comentarios

01.09 | 16:45

Juanma, mira en noticias y veras como pone 18/09/2016. Porfa CABIALO. Besos.

...
01.05 | 23:08
HOMENAJES ha recibido 2
02.12 | 00:40
QUIENES SOMOS ha recibido 19
15.08 | 20:09
CORREO ha recibido 3